Gingergrass, el fresco sabor de Silverlake!

Gingergrass es un restaurante de Comida Vietnamita ubicado en el área de Silverlake. Estilo moderno y muy semejante a los restaurantes que podrá encontrar en los barrios newyorkinos; pequeño, decoración implecable, mesas ubicadas al frente de la cocina, que le permite divisar la preparación de los alimentos y arquitectura de ladrillo.

La carta se divide prácticamente en 4: entradas (en la que incluiría las ensaladas), platos fuertes (dentro de los cuales entran las sopas y noodles), postres y bebidas. También podrá encontrar sandwiches y otros especiales en la hora del almuerzo.

Café du Monde con leche condensada
Después de tomarnos nuestro tiempo deleitándonos con el menú e interrogando a la mesera (que por cierto resultó ser latina) sobre los recomendados, optamos por ordenar Wok-Tossed Noodles ($11.95) y Coconut Curry Cod ($15.95)
Wok-Tossed Noodles
Nuestras bebidas fueron Vietnamese Coffee ($3.95) y Tropical Black Iced Tea ($2.95). Los dos platos resultaron ser una verdadera maravilla. Una fiesta de sabores perfectamente balanceada! Al probar el Coconut Curry (mi preferido), no sólo te transporta a muchos otros platos, sino que la mezcla del pescado, noodles y curry es divina. Es un exquisito filete de bacalao marinado en salsa curry, acompañado de fideos, bañado en salsa de coco picante. Se me hace agua la boca de sólo recordarlo! Eso sin mencionar la presentación del plato. En cuanto al Wok-Tossed Noodles, puedes sentir la diferencia de sabores entre los fideos. En este plato son los que son preparados con huevo y  se puede elegir entre pollo, carne de res o camarones (por $3 extra), acompañado de queso de soja, mezclado con verduras. Cabe resaltar que todos los ingredientes son frescos y adquiridos en los Farmers Market.

Coconut Curry Cod
Pros: Ambiente, parking, sabor y frescura en sus platos.
Contras: Puede ser mucho más costoso comparado con otros restaurantes Vietnamitas.

View Larger Map

Mary Loves Tea

Mary Loves Tea es un negocio familiar que comenzó bajo la creatividad y excelente toque culinario de su fundadora Mary Carter. Sus amigos y familiares fascinados por sus deliciosas creaciones comenzaron hacerle encargos para sus fiestas, lo que poco a poco fue creando un grupo fiel de clientes. Su principal producto son los postres o llamados Treats, desde los que puede encontrar riquísimos cupcakes -si desea puede personalizarlos- muffins, brownies y pies. Al preguntarle cuál era su producto estrella, sin duda, la respuesta fue: las famosas galletas de azúcar y rollitos de canela.

Al ser un negocio familiar y relativamente nuevo, no cuenta con un lugar físico, por lo cual las órdenes son llevadas a cabo por internet o vía telefónica. También puede solicitar pedidos especiales dependiendo sus necesidades y/o fiesta. Por ejemplo, personalizar sus tortas y cupcakes, anchetas de regalo, cajas con galletas, etc. Para esta época, uno de sus pedido más fuertes es el de canastas personalizadas para empresas. Además de órdenes especiales para Brunch, Tea parties y cumpleaños.

Así que si quiere cautivar a sus invitados en la próxima reunión, demostrar su cariño a sus seres queridos con una deliciosa ancheta y lucirse en esta navidad, les recomiendo visitar la página web.

Crepes de Paris

Una de mis grandes debilidades son los postres y sobre todo aquellos que tienen chocolate o la maravillosa Nutella. En un día de antojos increíbles, visite un hermoso café donde ofrecían, además de bebidas calientes, deliciosos postrecitos.  

Crepes de Paris, es un negocio prácticamente nuevo, con poco más de 10 años de servicio, pero con una linda idea de recrear los fabulosos cafés de Paris. Paredes pintadas con imágenes de la ciudad, pastelitos franceses y muy buena selección de cafés. Ofrecen crepes salados y dulces, sandwiches, sopas y ensaladas. También tienen un menú para desayunos.
Cuenta con 4 diferentes locaciones en California y una en el estado de Colorado.
Nuestras opciones fueron las siguientes:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un lugar perfecto para pasar una tarde acompañado de una buena taza de café y saboriando un rico crepe.