Galletas de Chips de Chocolate

Las tradicionales galletas de chips de chocolate son uno de mis postres favoritos. Desde que vivo en los Estados Unidos, estas galletas se han convertido no solo en un snack para acompañar mi cafecito, sino también en un regalo perfecto durante las fiestas.

Aunque soy fiel consumidora de estas galletas, nunca me había animado a prepararlas, así que aprovechando la época decembrina y mis antojos, decidí que este sería el momento ideal para prepararlas. Además, contaba con la receta tradicional de las galletas de chips de chocolate que la chef de Nestlé Toll House me había compartido, así que sin excusas, me puse manos a la obra.

Galletas de Chips de Chocolate
Prep time: 
Cook time: 
Total time: 
Dependiendo del tamaño que decidas hacer las galletas, de esta mezcla pueden salir de 60 a 70 galletas.
Ingredients
  • 3 ⅓ tazas de harina (All-Purpose)
  • 1 ½ cucharada de sal
  • 1 ½ bicarbonato de sodio
  • 3 barras de mantequilla
  • 1 ½ cucharada de extracto de vainilla
  • 1 ⅛ taza de azúcar
  • 1 ⅛ azúcar morena
  • 3 huevos grandes
  • 3 tazas de Nestle Toll House semi-sweet morsels
Instructions
  1. Precalentar el horno a 375.
  2. Prepara una bandeja de hornear con papel pergamino.
  3. En un tazón pequeño, mezclar la harina, bicarbonato y sal. Con la ayuda de una mezcladora, mezcla la mantequilla, los azúcares y la vainilla. Cuando tenga una consistencia cremosa, añade los huevos uno a uno.
  4. Poco a poco, incorpora la mezcla de la harina.
  5. Finalmente, agrega los morsels.
  6. Con la ayuda de una cuchara para galletas, forma bolitas con la mezcla y ponlas sobre la bandeja.
  7. Hornea por unos 10 minutos.
  8. Retirar del horno y dejar enfriar.

Cómo hacer las originales Galletas de Chips de ChocolateClick To Tweet

Qué ver y hacer en Barcelona

Barcelona es ​​la capital cosmopolita de la región de Cataluña en España, y es famosa por su arte y arquitectura. Lugares como la iglesia de la Sagrada Familia y otros monumentos modernistas diseñados por Antoni Gaudí salpican la ciudad. Entre monumentos, cosas por hacer y comidas para probar, me cercioré antes de mi viaje con mis amigos catalanes, para seleccionar aquellos lugares que no podía perderme.

Para primeras visitas, siempre recomiendo tomar el bus turístico de la ciudad. Cuesta alrededor de 30 euros por persona por día, siendo más económico si se compran de 2 o 3 días (sino estás seguro de usarlo por 2 o 3 días, siempre puedes comprar el de uno y pagar los $10 al día siguiente). Estos buses son ideales porque puedes subir y bajar tantas veces como quieras – de 9 am a 8 pm – y ver Barcelona a tu propio ritmo. Cuenta con varias rutas interconectadas, y es la forma más fácil de moverse por Barcelona y ver todos los lugares de interés en un solo paseo. Además, puedes tomar este bus en distintos puntos de la ciudad, haciendo que el tiempo rinda más. La mayoría de buses comienzan su recorrido en Plaça Catalunya, uno de los puntos turísticos de interés en la ciudad. Si lo tuyo es más caminar o montar bici, el Passeig de Gracia es uno de mis recomendados para esto. Ahí verás Casa Milà (también conocida como “La Pedrera”, de Gaudí), Casa Batlló (de Gaudí) y Casa Amatller (de Puig i Cadafalch). También es un lugar perfecto para ir de compras.

Mi hotel se encontraba justo en Las Ramblas, uno de los bulevares más famosos del mundo y vale la pena dar un paseo. Una vez allí, visita el mercado de La Boquería, un paraíso para los foodies. De los restaurantes recomendados está el El Quim de la Boquería, y prueba platos tradicionales catalanes alrededor del bar cuando hay espacio (mis tapas recomendadas: Boquerones, chipirones y arroz negro). Otro recomendado es es Casa Guinart.

Este es un buen sector para hospedarse para quienes buscan estar en una zona turística y cerca de varios puntos de interés. Uno de ellos es Port Vell y Villa Olimpica ubicados en el área del puerto. Es un poco turístico, pero el paseo es muy agradable y las vistas muy bonitas.

El Barrio gótico (barri gótico), también se encuentra cerca a Las Ramblas y es el barrio más famoso de Barcelona. Visita la catedral gótica y la elegante basílica de Santa Maria del Mar, una de mis favoritas. Y si tienes suerte como la tuve yo, podrás disfrutar de un lindo concierto dentro de la basílica.

Después de que hayas explorado Las Ramblas y el Barri Gotic, en el otro lado tienes El Born. Los finos y sinuosos side streets son el hogar de algunas de las tiendas más modernas y los mejores bares de la ciudad. Como también, varios museos, como el museo Picasso que cuenta con una exposición permanente de Dalí. En este barrio encontré unos de mis restaurantes favoritos durante el viaje, que compartiré en otro post.

La visita el Parc Güell es una de las cosas “obligatorias”. Disfruta de todos los monumentos de Gaudí en el parque y planea pasar allí al menos 2 o 3 horas. Es una lugar ideal para disfrutar de preciosas vistas de la ciudad.

Visita la Sagrada Familia, obra maestra de Gaudí, y obra que aún no se termina. La mayoría de los visitantes de la Sagrada Familia se dirigen directamente a la estación de metro del mismo nombre o si tomas el bus turístico, esta es una de sus paradas. Una vez que haya visto el hospital, camine por la avenida de Gaudí para ver la Sagrada Familia.
La sagrada familia es increíble No puedes perdértelo. Si tiene tiempo, toma el ascensor hasta la cima para una vista impresionante (para esto tienes que pagar más).

El Tibidabo es una colina con vistas impresionantes de la ciudad. Allí hay un parque de diversiones, una Iglesia Católica y una Torre de Comunicaciones (Torre de Collserola) de Norman Foster, que ofrece el punto de vista más alto de la ciudad.
Para llegar allí, puedes tomar tanto el tranvía antiguo (Tramvia Blau) como el Funicular hasta el Tibidabo (son divertidos), o el bus turístico.

Las Fuentes mágicas de Montjuic

Sube a Montjuic, la gran colina que domina Barcelona desde el suroeste. Este fue uno de mis lugares favoritos en Barcelona. El MNAC (galería de arte nacional), el Estadio Olímpico, Pavello Mies van der Rohe, el centro Caixa Foum (museo con diferentes exposiciones de arte cada mes) y la Fundación Joan Miró están allí. Las Fuentes Mágicas de Monjuic tienen que ver con luces, agua, música, ¡un espectáculo increíble! Plaça Espanya es la parada de metro más cercana y ¡todo es gratis! Montjuïic es perfecto para un paseo con excelentes vistas. Los edificios de los Juegos Olímpicos de 1992, que incluyen la aguja olímpica de Santiago Calatrava, se encuentran dispersos en el lado terrestre, mientras que frente al mar se encuentra el faro y el vasto cementerio. Una de las maneras más fáciles de llegar es en metro o en el bus turístico. Fácilmente puedes pasar toda una tarde en este lugar.

Otros lugares según tu interés:

Echa un vistazo a los ‘Barrios’ de Eixample y Gracia.
Estadio de fútbol más grande de Europa, Camp Nou.
Si te gustan los museos, el MACBA (museo de arte moderno) y el CCCB al lado merecen una visita y generalmente tienen buenas exposiciones todos los meses. Uno de mis favoritos fue The Palau Güell, donde comprenderás mucho sobre la historia de Eusebi Güell y su amistad con Antoni Gaudí.
Fundación Joan Miró, uno de los museos más grandes del mundo.

Qué ver y hacer en Barcelona #TravelClick To Tweet

Receta de Puré de coliflor

Puré de coliflor
La coliflor triturada se puede preparar con hasta 3 días de anticipación y se puede guardar en un recipiente hermético en el refrigerador. Recalentar a fuego lento, agregando mantequilla adicional si es necesario.
Ingredients
  • 2 paquetes de (16 onzas) de coliflor,
  • 3 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 2 tazas de agua
  • 1 cucharadita de sal kosher
Instructions
  1. Derrite la mantequilla en una olla de 4 cuartos a fuego medio-alto. Agrega la coliflor y saltear, revolviendo ocasionalmente, hasta que la coliflor se haya aclarado, de 3 a 5 minutos.
  2. Añade el agua y la sal y dejar hervir. Tapa y cocina hasta que la coliflor ablande, aproximadamente 10 minutos.
  3. Reserva el líquido de cocción, luego escurre. Reserva ¼ taza del líquido de cocción. Escurrir la coliflor.
  4. Coloca la coliflor escurrida y el líquido de cocción reservado nuevamente en la olla. Haz un puré usando una batidora de inmersión hasta obtener la consistencia deseada. Servir caliente.

Puré de coliflor es tu nuevo acompañante para estas fiestasClick To Tweet

Wraps de pollo a la naranja

Esta receta de wraps de pollo a la naranja es ideal para aquellos días en los que no tenemos mucho tiempo para cocinar y/o ir al gimnasio, por lo que buscamos una comida saludable, deliciosa y que no nos quite mucho tiempo.

Ingredientes

Esta receta goza de la fusión de los sabores de la comida china y la cocina americana, ya que este platillo es muy popular en restaurantes de este tipo. Las envolturas de lechuga; además de ser una opción saludable, le da a este plato un toque crujiente.

Wraps de pollo a la naranja
Nutrition Information
  • Serves: 2
  • Calories: 544
  • Fat: 25g
  • Carbohydrates: 34g
  • Sodium: 1633mg
  • Protein: 45g
Prep time: 
Cook time: 
Total time: 
Ingredients
  • 13 onzas de pechugas de pollo sin piel y sin hueso
  • 2 fl. onz. salsa de naranja picante
  • 8 oz. Slaw Mix
  • 2 cucharaditas. Sriracha
  • 1 oz. maní tostado
  • 1½ fl. onz. Aderezo de Sésamo Asiático
  • 1 cabeza de lechuga mantequilla
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • 1 recipiente mediano antiadherente
  • 2 tazones para mezclar
Instructions
  1. Lavar las verduras. Separa las hojas de lechuga. Corta los cacahuetes en trozos grandes. Seca las pechugas de pollo y sazona ambos lados con una pizca de sal y pimienta.
  2. Coloca una sartén antiadherente mediana a fuego medio-alto y agrega las 2 cucharaditas de aceite de oliva. Pon el pollo en la sartén caliente y cocina hasta que esté dorado y alcance una temperatura interna mínima de 165 grados, 5-7 minutos por lado. Retira el pollo a una tabla de cortar limpia. Mientras cocinas el pollo, haz la ensalada.
  3. En uno de los tazones, combina la ensalada, el aderezo asiático, ¼ cdta. Sal, y una pizca de pimienta.
  4. Corta el pollo en tiras de ¼ ". Agrega el pollo y los jugos acumulados en el otro tazón y mézclalo con la salsa de naranja y la Sriracha (a gusto).
  5. Llena cada hoja de lechuga con rebanadas de pollo y cubre con la ensalada. Usa dos hojas de lechuga para obtener un soporte. Decorar con el maní por encima ¡Buen provecho!

5 Lugares en Madrid para foodies

Muchos de mis viajes son decididos por la comida que voy a probar en ese destino y como España es mundialmente conocido por su gastronomía, sabía que mi visita a Madrid estaría llena de buenas opciones para comer. Al mismo tiempo, decidirse por lugares para comer puede resultar abrumador debido a su amplia oferta culinaria y como mi objetivo era enfocarme en platos españoles, decidí crear esta lista de 5 Lugares en Madrid para foodies que te facilitará la tarea en tu próximo viaje.

Mercado de San Miguel 

Este mercado tiene más de 100 años desde que fuera inaugurado como mercado de abastos. Hoy en día es uno de los principales mercados gastronómicos del mundo, permitiendo a sus visitantes hacer un recorrido por los sabores de cada uno de los rincones de España a lo largo de sus 20 + puestos que tienen en común su compromiso por el tapeo de calidad.

Un lugar perfecto para probar de todo un poco y de los mejores jamones, mariscos y hasta sangrías.

El Museo del Jamón 

El Museo del Jamón nació en Madrid en agosto de 1978, fundado por los hermanos Don Luis y Don Francisco Muñoz Heras, siendo de los primeros restaurantes” temáticos” de España, ya que en sus paredes encontrarán JAMONES DE TODAS LAS ZONAS DE ESPAÑA. Este restaurante ofrece precios fabulosos y combos que no solo te permiten ahorrar dinero, sino también probar más de una delicia. Sentarse en la barra es lo ideal – y los precios son más económicos que en las mesas – y aconsejo ordenar las porciones más pequeñas para poder degustar de varios platos, ya que todo es fabuloso.

Chocolatería San Ginés 

Esta es posiblemente la chocolatería más famosa de Madrid. Abre todos los días de año y por su cercanía con la Puerta del Sol, es el lugar, donde se suele tomar el primer chocolate del Año. El local se construyó en 1890 para que fuera un mesón y una hospedería, pero en 1894 se convirtió en establecimiento para la elaboración de churros con la técnica tradicional llamada “a hombro”.

Casa Alberto

Casa Alberto es un defensor entusiasta de la rica y saludable gastronomía madrileña, pero aportando un toque de vanguardia a esa cocina de la mano de su chef Mario Pilar Quiroga. Este es el restaurante donde podrá disfrutar de unos fabulosos Callos a la Madrileña y otros platillos regionales.

Callos a la Madrileña

La Finca de Susana

Gazpacho

La Finca de Susana se ha convertido en una institución de la gastronomía madrileña. Ofrece una sorprendente carta tradicional y una atmósfera perfecta para disfrutar de una deliciosa comida. Durante mi visita aproveche el menú del día por menos de 12 Euros y que incluye entrada, plato fuerte, bebida y postre.